Horario

Lunes: 9am - 8pm

Martes: 9am - 8pm

Miércoles: 9am - 8pm

Jueves: 9am - 8pm

Viernes: 9am - 8pm

Sábado: Cerrado

Domingo: Cerrado

Homeopatía

El término de Homeopatía fue inventado por Cristian Federico Samuel Hahnemann, quien nació en 1755 en la ciudad de Meissen, Alemania, y murió en París en 1843. Estudió Medicina en las Universidades de Leipzig, Viena y Erlangenen 1777. Se graduó como médico en Herlangen en 1779 y pasa a ser médico del Barón de Bruckenberg, lo que le hace llevar una vida cómoda y ociosa, pero sin poder realizar realmente el ejercicio de médico, por lo que renuncia a su cargo y empieza a ejercer como médico en Hettstedt lo que le obliga a permanecer cortos períodos de tiempo en varias ciudades Alemanas. En esos años publica el Lexicon del Farmacéutico.

Tras sus experiencias en la práctica médica, le obliga a apartarse de la medicina por el perjuicio que observa en los métodos terapéuticos utilizados por la medicina de la época. Se dedica a traducir libros para editoriales de la ciudad. Se introduce en todas las corrientes de su época partiendo de Hipócrates. Pasando posteriormente a Viena, bajo la tutela del Dr. R. Cuarin, y en 1790 traduce un libro de Materia Médica, de la obra del escocés William Cullen, de la que se comenta la eficacia de la quina del Perú en la curación de la Condesa de Chinchón, esposa del Virrey de Perú.

Tras una serie de experimentosprincipalmente con el mismo pudo probar la ley de la Similitud que publicó en1796.

Empédocles de Agrigento en el siglo V a.C., menciona que los semejantes son atraídos por los semejantes.

Un siglo y medio después Hipócrates aplica este principio a la medicina creando el aforismo: SIMILIA SIMILIBUS CURENTUR.

Hipócrates es el primero en observar concienzudamente los fenómenos en la naturaleza. Fue un descriptor infatigable de las enfermedades, fue también un ser objetivo, sin perjuicios ni de interpretaciones antojadizas.

Hahnemann comentaba que nadie había superado a Hipócrates en su talento para la observación pura. Hipócrates carecía del pleno conocimiento de los remedios de su tiempo, por lo que, no solía prescribir casi remedios, administrando tan solo regímenes y normas higiénicas.

Hipócrates también pensó que la curación era posible por el principio de los contrarios creando el aforismo: CONTRARIA CONTRARIIS CURENTUR, aunque el continuó con el principio de la similitud, observando el paralelismo de acción que existe entre el poder toxicológico de una sustancia y su acción terapéutica. Estas ideas no prosperaron en los siglos posteriores hasta el siglo XVI en el que aparece FelipeTeofrasto Bombasto de Hohenhim, llamado PARACELSO en el año 1493 al 1541.

Paracelso fue el primero en utilizarlos remedios con dosis mínimas y llamó a las enfermedades por el nombre de los remedios que las podían curar y los que podían provocar las enfermedades. En su tiempo el conocimiento de las drogas era muy escaso y la analogía debió establecerlas por el principio de signaturas comparando los remedios con las enfermedades a partir del color, el olor, el sabor, los aspectos externos, las diferentes formas, que le inspiraban las diversas partes de las plantas. Paracelso creó su principio del hombre como un microcosmos dentro de un gran macrocosmos. Paracelso partía de la intuición y de principios generales preconcebidos ya anteriormente, por la Medicina de los Fenicios, Griegos y Árabes.

Sobre las doctrinas de las signaturas de Hipócrates y Paracelso, fue Hahnemann el receptor de esta corriente histórica de más de veinte siglos. Hahnemann fue el descubridor de la Homeopatía. La cual deriva del griego “Homeois” semejante” y de “Pathos” (patologías, sufrimiento, dolor, enfermedad). Por lo que, la palabra Homeopatía fue creada por Hahnemann y significa enfermedad semejante, que es opuesta a la palabra Alopatía que fue creada también por él mismo, y significa enfermedad diferente.

El hecho decisivo que distinguió a Hahnemann de sus antecesores en lo que atañe al principio de Similitud fue el método experimental inductivo más riguroso, partiendo de los fenómenos hastac oncluir en leyes o en principios generales. Hahnemann dado a las tareas de experimentar medicamentos en el hombre sano y tras estudiar y probar documentalmente los efectos de los medicamentos, fue en el año 1796 cuando publica su ensayo sobre un nuevo principio en el que sienta las bases de la Homeopatía de acuerdo con el principio de Similitud.

Posteriormente Hahnemann continuó con sucesivas experimentaciones con vegetales, animales y con drogas desarrolladas por él mismo y por sus colaboradores que fueron poco a poco formado ese monumento de Farmacología, patología, clínica y terapéutica denominada Materia Médica Homeopática. Los resultados de esos estudios constituyen la base de la publicación en 1810 del Organon der Rationalen Heikunde (Organon de la Materia Médica Homeopática).

Los discípulos y colaboradores contemporáneos de Hahnemann fueron centenares, consagrados a la misma disciplina. La Homeopatía fue creciendo, tuvo grandes apasionados partidarios y también enérgicos detractores. En 1820 los farmacéuticos de Leipzig presentaron una querella contra Hahnemann, porque producía sus propios medicamentos para luego suministrarlos a sus pacientes, por lo que, había infringido un derecho de los farmacéuticos vigente desde la Edad Media. Esto obligó a que Hahnemann abandonara la ciudad antes de que se le retirara el derecho a dar asistencia dispensarial.

En 1831 Europa fue invadida por la primera gran epidemia de Cólera, los médicos de la época se vieron impotentes ante la catástrofe que ésta ocasionó. Los tratamientos convencionales a base de sangrías, cataplasmas, sanguijuelas y laxantes ejercían en los pacientes más efectos negativos que positivos. En cambio, la Homeopatía todo lo contrario, debilitaba menos a los enfermos, y era mucho más eficaz contra la enfermedad que invadía Europa. Esto hizo que, a partir de entonces, la Homeopatía ganara nuevos adeptos en la población, que ayudaron a superar los obstáculos y prohibiciones burocráticas.

La Homeopatía es un método terapéutico basado en el principio de la similitud, según el cual, toda sustancia capaz de provocar en el individuo sano unos determinados síntomas, cuando se utilizan en cantidades ponderables, es capaz de curar esos mismos síntomas y síntomas semejantes cuando se utilizan en cantidades infinitesimales.